Haplogrupo R1b-M167/SRY2627 vinculado a la expansión celta y a la cultura de los campos de urnas

bronze-age-late-urnfield

Como se puede ver por mi interés en el recientemente publicado Olalde et al. (2019) Iberia paper, una vez que se acepta que los campaniformes orientales expandieron el indoeuropeo noroccidental (IENO), la pregunta más importante es el cómo de la expansión de los diferentes dialectos atestiguados a sus áreas históricas.

Ya tenemos una idea bastante desarrollada sobre la expansión de los celtas, basándonos en testimonios protohistóricos, en lenguas fragmentarias, y en estimaciones lingüísticas, pero la conexión con Celtic with bien campos de urnas, bien Hallstatt/La Tène siempre estuvo algo borrosa, debido a la falta de datos sobre movimientos poblacionales.

El último artículo sobre Iberia es interesante por muchos detalles, como por ejemplo:

  • El rechazo del último invento basado en el simplista “componente de estepa = IE”, la comparación obsesiva de campaniformes de holanda con básicamente cualquier cosa que se mueva en Europa.
  • Un flujo discreto de componente norteafricano en algunos individuos antes de la invasión musulmana (que probablemente fue mediada por gentes del norte de África, más que del Levante).
  • El hallazgo de colonias griegas muy parecidos a los micénicos en el siglo V a. C. (con linajes R1b también).
iberia-celts-romans
Modified from section of PCA of ancient samples by Olalde et al. (2019). “IE Iberia” se refiere a lenguas precélticas de Iberia, como el galaico-lusitanoin del oeste (véase más sobre el lusitano) y potencialmente la lengua emparentada con el ligur en el noreste y en el sur de Francia.

El artículo es, sin embargo, de particular relevancia desde la perspective de la lingüística histórica. Sus hallazgos confirman que:

  • Los pueblos de habla celta se expandieron en Iberia probablamente en el Bronce Tardío – temprana Edad del Hierro (muy probablemente con la cultura de los campos de urnas, antes del 1000 a. C.) con componente ancestral europeo septentrional/central.
  • NOTE. El artículo marca lo que se cree son las fronteras de lenguas indoeuropeas durante la Edad del Hierro en tiempos tardíos, extrapolando la situación al pasado. Sitios mediterráneos con rasgos ibéricos (desde el siglo VI aproximadamente) correspondían probablemente a hablantes no indoeuropeos, pero no está claro lo que pasó en los siglos anteriores a ese momento. La llegada de celtas con la cultura de los campos de urnas hace muy probable que la expansión de los iberos desde Levante hacia el norte sucediera después, incorporando así más componente de estepa en el proceso. El sitio meridional (orentalizante, tarteso) de La Angorrilla muestra incineración e influencia fenicia. Los sitios celtíberos son indudablemente de habla celta.

  • La llegada poco después de los (fenicios, griegos y) romanos en Iberia está marcada por componente ancestral mediterráneo central/oriental y norteafricano.
iberia-migrations-celts-romans
Expansión de los diferentes componentes ancestrales en Iberia en la prehistoria. Modificado de Olalde et al. (2019) para incluir etiquetas con poblaciones asociadas a cada componente.

Aunque ambos datos confirman lo que más o menos se sabía sobre los dialectos IENO más antiguos, y apoyan además el papel de los campaniformes orientales en la expansión del indoeuropeo noroccidental, la primera parte es interesante por dos motivos:

  1. La hipótesis de Celta del Oeste de Koch, que recientemente a vuelto a la carga con un modelo renovado basado en el manido “componente de estepa”, es rechazada una vez más con genómica poblacional, como era de esperar. Llegados a este punto dudo de que haya nada que influya en los que apoyan esta teoría (porque se pueden proponer infinidad de capas “celta-sobre-celta”), pero si no se está obsesionado con continuidad autóctona de las lenguas celtas en el Atlántico se puede empezar a tener una buena idea de la separación dialectal (y clasificación) más acertada basada en la expansión de componentes ancestrales y haplogrupos.
  2. Creíamos en los años 2000 que la expansión del haplogrupo R1b-M167 (TMRCA ca. 1100 a. C. para YTree o 1700 a. C. para YFull) estaba asociada con la expansión de los iberos desde los Pirineos, a su vez (por tanto) relacionada con los protovascos. Esta presencia no indoeuropea en el noreste peninsular ha sido rebatida ya de forma suficiente basándose en datos de toponimia en cuanto a lingüística, mientras que en genética puede rechazarse con las pruebas de casos modernos y el descubrimiento de la amplia distribución del subclado en Europa occidental y septentrional. Ahora resulta aún más probable (a falta de confirmación en DNA antiguo) que este haplogrupo se expandió con los celtas.

NOTE. En lo que se refiere a SNPs de R1b, YTree tiene más casos (y por tanto más SNPs) para trabajar con estimaciones, debido a su conexión con grupos FTDNA, así que en principio es más fiable (aunque las estimaciones se calcularon en 2017). Sin embargo, los métodos para estimar la edad del MRCA son diferentes entre YTree y YFull.

df27-m167-z262-mcdonald
Estimaciones de YTree del TMRCA para R1b-Z262 (izquierda) y R1b-M167 (derecha).

El por qué esto es importante tiene que ver con el descubrimiento de que los celtas se expandieron de forma explosiva en todas direcciones durante el rango estimado del celta común (ca. 1500-1000 a. C.), y por tanto R1b-M167 será probablemente uno de los claros marcadores de ADN-Y de la expansión celta, cuando aparezca en casos antiguos, quizá en nuevos SNP calls de individuos de Olalde et al. (2019), o en futuros artículos sobre campos de urnas/Hallstatt/La Tène.

Subclados hermanos derivados de R1b-Z262 (TMRCA ca. 1650 a. C. para YTree, o 2700 para YFull), aunque comparten un origen muy antiguo común, puede que formaran parte de las mismas comunidades que expandieron R1b-M167, probablemente desde algún punto de Europa central, posiblemente representando restos de una expansión previa centroeuropea (¿cultura de los túmulos?), como sugieren el individuo SZ5 de Szólád (R1b-CTS1595) y la distribución de linajes modernos.

r1b-df27-m167-sry2627
Izquierda: distribución de haplogrupo L176.2 (YFull R1b-CTS4188); Derecha: Distribución moderna de M167. Ambos incluyen expansiones posteriores dentro de Iberia. Mapas de contorno de frequencia de alelos derivados de los SNPs analizados en Solé-Morata et al. (2017).

La expansión celta puede que no fuera una migración masiva de gentes que reemplazaran todas los linajes paternos de los territorios que controlaron (como era frecuente en el Neolítico y Calcolítico), por causa del nuevo sistema dominante de la Edad del Bronce basado en jefaturas que confían en alianzas, pero está claro que los celtas tempranos van a mostrar también una expansión de ciertos linajes paternos exitosos.

Y por supuesto puedes decir adiós a la teoría del “Vascónico = R1b-DF27” autóctono, si es que – por alguna extraña razón – no lo habías hecho ya.

NOTE: Ésta es ahora mismo la interpretación más probable de los datos basados en estimaciones de mutaciones; no está confirmada con datos antiguos.

Relacionado

Haplogrupo R1b-L51 en individuos de Jvalinsk en la región de Samara, con fecha ca. 4250-4000 a.C.

Un comentarista en un post previo ha dejado una referencia a una comunicación oral de Aleksander Jojlov – compartido en un foro ruso de genética – , de la XIV Conferencia en Arqueología de Samara, 27-28 de enero de 2018 (todavía publicitada en la Sociedad Arqueológica de Samara).

NOTA. Te puede sonar Jojlov (Khokhlov) como paleoantropólogo, parte del proyecto del Valle de Samara, como David W. Anthony. Puedes ver el proyecto referenciado aquí, o su recientemente publicado libro.

He aquí mi traducción del resumen como se ha informado (énfasis mío):

Jojlov, A.A. Resultados preliminares de estudios antropológicos y genéticos de materiales de la región de Volga-Ural del Neolítico-Edad del Bronce por un grupo internacional de científicos.

En su informe, A. A. Jojlov introdujo al círculo científico a los datos aún sin publicar de un nuevo enterramiento en el Cabo Yekaterinovski, que combina características de ambas Mariupol y Jvalinsk, y está fechado en el 4º cuarto del V milenio a.C. Todos los casos analizados tienen un tipo uraloide, el cromosoma de todos los casos perteneció al haplogrupo R1b1a2 (R-P312/S116), y al haplogrupo R1b1a1a2a1a1c2b2b1a2. El mtDNA a los haplogrupos U2, U4, U5. En los enterramientos de Jvalinsk (primera mitad del IV milenio a.C.), el material antropológico difiere en su gran variedad. Además del sustrato uraloide, se dan cara ancha europea y variantes sudeuropeas. A los casos hay que añadir haplogrupos R1a1, O1a1, I2a2 y mtDNA T2a1b, H2a1.

yekaterinovka-cape
Enterramiento de Yekaterinovski, varón, 20-25 años, fechado ca. 4400-4200 a.C. Via Pikabu.

Por tanto, en primer lugar:

  • Este es un reporte informal de un resumen de una comunicación oral, y lo escribió un usuario en un foro. Sin embargo, a diferencia de muchos, este usuario utiliza su nombre real, aparentemente asistió a la conferencia, y es él mismo ruso de haplogrupo R1a1a, así que probablemente no tiene interés en informar de esto, si no es verdad. Los errores en el texto pueden ser suyos, y no estar en la comunicación original, porque dice que lo escribió a mano.
  • Algo está claramente mal con la nomenclatura de haplogrupos. Recientemente hemos visto una mezcla de estándares, con algunos artículos reportando R1b1a2-M269 (que hoy se supone es ISOGG V88), y la mayoría usando ya R1b1a1a2-M269. Lo que nunca había visto es ambos estándares al mismo tiempo, como en este comentario, por lo que parece un error de transcripción.
  • Es dudoso que podamos hablar de ese subclado reciente referenciado de U106, pero no puede ser una sorpresa para nadie encontrar finalmente subclados L51 junto a los Z2103 en territorio protoindoeuropeo. Además, el resumen debe referirse obviamente a Q1a1, no O1a1, y probablemente a la primera mitad del V (y no IV) milenio a.C.

NOTE. Dado que Jojlov, como Anthony, es un antropólogo, y esto es una conferencia sobre arqueología, se puede suponer – si el informe es preciso en cuanto a lo que se dijo o se pudo leer en el resumen – que esto es lo mejor que puede informar de un material genético que no fue investigado por él, sino por un laboratorio especializado, porque no es su campo. Creo que los datos relevantes son útiles hasta que tengamos la publicación oficial.

Los restos arqueológicos estudiados vienen de un yacimiento cerca de Yekaterinovka. Puedes leer más sobre el mismo en The Ekaterinovsky cape – A new Eneolithic burial ground in the forest-steppe volga region (2013).

De este artículo sobre trabajos arqueológicos sabemos que había 60 enterramientos del Eneolítico Temprano excavados en 2013, fechados en el periodo entre S’iezzhe y Jvalinsk. 15 enterramientos más fueron excavados en 2017, y en total hoy hay unos 93 enterramientos reportados, con excavaciones aún en marcha.

Asumiendo que lo que dice el informe es más o menos correcto en lo básico, saquemos unas sencillas conclusiones de los datos:

  • La presencia de algunas muestras uniformemente de subclados R1b-L23 tan temprano significará el fin de la cuestión de cuándo dominó este haplogrupo en Jvalinsk, y probablemente también de cuándo apareció (más bien temprano durante la formación de esta cultura), dado que significaría que los subclados R1b-L23 ya estaban expandidos en ese momento al final del V milenio a.C..
  • Solo puedo suponer que se encontrará componente CHG en estas muestras, basándome indirectamente en lo que se informa en términos antropológicos, y lo que aparece más tarde en Yamna y Afanasevo. Esto contradiría algunos comentarios recientes que sugerían una mezcla genética llevada por varones desde el sur, y especialmente una migración Maikop -> Jvalinsk como fuente de este componente, estableciéndose la mezcla en un tiempo más temprano, y probablemente por exogamia. Por tanto, podemos rechazar la formación del PIE medio (o indohetita) fuera de Jvalinsk, y también la expansión del protoanatolio desde Maikop (a menos que se proponga el propio Maikop como una rama de las culturas esteparias).
  • La presencia de subclados L51 en algunos clanes junto a otros formados por Z2103 en una zona tan reducida apoya (como propuse) la existencia de comunidades tempranas divergentes de habla PIE tardía – y por tanto también la división en un dialecto septentrional y otro meridional (esto es, grecoario) cada uno asociado con ciertos grupos regionales – ya en este momento, lo que podría ayudar con la identificación de migrantes posteriores que acabaron en Afanasevo (y confirmaría así el origen dialectal del pretocario). Huelga decir que todas esas ideas de un R1b-L51 originario de culturas del norte del Mar Negro, de los Balcanes, o de Europa Central u Occidental – no relacionados con Jvalinsk o Yamna – deben ser rechazadas.
  • Jvalinsk estaba probablemente dominada por subclados R1b-L23 ya ca. 4250-4000 a.C., lo que – combinado con las muestras diversas más tempranas del Eneolítico en la región (fechadas ca. 5000-4500 a.C.) – apoyarían una expansión de estos subclados justo antes de este momento, a mediados del V milenio a.C., como propuse basándome en muestras antiguas y TMRCAs de haplogrupos modernos. Ahora es más probable aún que estuviera en lo cierto al conectar la expansión de linajes R1b-M269 y R1b-L23 tempranos como jefes con la expansión de la equitación desde Jvalinsk temprano, expansion que estaría asociada también con la división y migración de la comunidad protoanatolia, probablemente con los jefes de Suvorovo-Novodanilovka.
  • Estos hallazgos deberían poner fin a la idea de una “comunidad protoindoeuropea R1a-R1b”, al rechazar su existencia ya durante el periodo de Jvalinsk temprano, y por tanto rechazar también la idea de una protolengua indoeslavónica póntica septentrional como imposible, ya que necesitaría una división 2,000 años antes de las conocidas expansiones del PIE tardío asociadas con Yamna, y 3,000 años antes de la formación de la comunidad indoirania temprana en Sintashta-Andronovo.

NOTA. Aunque la presencia de subclados R1b-P312 y R1b-U106 tan temprano no parecen probables basándonos en sus fechas de formación estimadas (a partir de descendientes modernos), no sería éste el primer caso en que dichas estimaciones resultan ser incorrectas con casos antiguos (viz. el subclado “tardío” Z93 en el caso I6561 de Ucrania Eneolítica). Además, ya tenemos un caso supuestamente U106 expandiéndose con indoiranios, y un caso de un subclado temprano L51 en Asia Central potencialmente vinculado a migrantes de Afanasevo en las famosas tablas erróneas de Narasimhan et al. (2018), lo que apoyaría su presencia temprana en el área cáspica septentrional. Algunos de estos subclados más jóvenes parecen (basándonos en TMRCAs y fechas de formación de haplogrupos modernos) más un erróneo festival del “reportar excesivos subclados”, probablemente debido al uso de cierto software para hacer inferencias sobre los Y-SNPs en material escaso, pero quién sabe.

EDITADO (2 MAYO 2018): Un usuario del foro pone en duda las fechas del yacimiento, citando el efecto reservorio en Jvalinsk, lo que daría fechas de radiocarbono más tempranas que las reales. Dado que esto es un grupo internacional versado en valorar restos arqueológicos de la zona, y que ha habido ya muchos restos reportados antes y después de estas fechas, dudo mucho de que no se haya tenido en cuenta esto al reportar los hallazgos…

La publicación de estos y más datos se supone que se harán en un libro este verano, así que esperemos a los haplogrupos oficiales, y a las tablas corregidas en Narasimhan et al. (2018), para extraer las necesarias conclusiones detalladas.

Este post se envió a los subscriptores de este blog inmediatamente tras la publicación por medio del Newsletter. si quieres mantenerte al día de nuevos posts interesantes (solo algún mail será enviado al mes, si es que se envía alguno), subscríbete ahora.

Relacionado: