Los latinoamericanos muestran componentes ancestrales mediterráneos y norafricanos

Preprint reciente Latin Americans show wide-spread Converso ancestry and the imprint of local Native ancestry on physical appearance, Chacon-Duque et al. bioRxiv (2018).

Resumen:

Registros históricos y análisis genéticos indican que los latinoamericanos pueden trazar su ascendencia principalmente a una mezcla de nativos americanos, europeos, y africanos subsaharianos. Usando métodos nuevos basados en haplotipos inferimos aquí las subpoblaciones involucradas en la mezcla de más de 6,500 latinoamericanos y evaluamos el impacto de la ascendencia subcontinental en la apariencia física de esos individuos. Encontramos que la estructura genética precolombina se refleja en latinoamericanos, y que las fuentes de ascendencia no nativa, y los tiempos de dicha mezcla, coinciden con los flujos migratorios documentados. También detectamos ascendencia mediterránea meridional y oriental a través de América Latina, probablemente proveniente de la migración clandestina colonial de conversos cristianos de origen no europeo. Además, encontramos que la ascendencia central andina influye en la variación de características faciales de latinoamericanos, especialmente en la morfología de la nariz, relacionado posiblemente con la adaptación al medio ambiente durante la evolución de los nativos americanos.

latin-america-finestructure
Muestra poblacionales de referencia, grupos fiineSTRUCTURE y estimaciones de ascendencia SOURCEFIND para los cinco países latinoamericanos muestreados. “(A) Colored pies and grey dots indicate the approximate geographic location of the 117 reference population samples studied. These samples have been subdivided on the world map into five major biogeographic regions: Native Americans (38 populations), Europeans (42 populations), East/South Mediterraneans (15 populations), Sub-Saharan Africans (15 populations) and East Asians (7 populations). The coloring of pies represents the proportion of individuals from that sample included in one of the 35 reference groups defined using fineSTRUCTURE (these groups are listed in the color-coded insets for each region; Supplementary Fig. 2). The grey dots indicate reference populations not inferred to contribute ancestry to the CANDELA sample. Panels (B) and (C) show, respectively, the estimated proportion of sub-continental Native American and European ancestry components in individuals with >5% total Native American or European ancestry in each country sampled (the stacked bars are color-coded as for the reference population groups shown in the insets of panel (A)). Panel (D) shows boxplots of the estimated sub-continental ancestry components for individuals with >5% total Sephardic/East/South Mediterranean ancestry. In this panel colors refer to countries as for the colored country labels shown in (A)”.

Probablemente sea el mayor muestreo de poblaciones latinoamericanas usado para análisis genéticos, y parece que se publicará en breve.

Uno de sus resultados más interesantes es la ascendencia mediterránea oriental y norafricana encontrada en casi un cuarto de los individuos muestreados en toda Latinoamérica, que los autores atribuyen a judíos sefardíes o judeoconversos.

Aunque estos conversos tenían prohibido emigrar a las colonias, registros históricos documentan que algunos individuos hicieron en efecto el viaje, en un intento de evitar la persecución14. Dado que fue un proceso clandestino, la dimensión de la migración judeoconversa a Latinoamérica está escasamente documentada. Estudios genéticos aportan evidencia que sugiere que algunas poblaciones latinoamericanas, con una historia posiblemente peculiar, podrían haber tenido una ascendencia judeoconversa importante1,18. Nuestros hallazgos indican que la firma genética de la migración conversa a Latinoamérica es sustancialmente más prevalente que lo que sugieren estos casos especiales, o los registros históricos.

Sin embargo, en sentido estricto, judeoconverso se refiere a un converso reciente, mientras que esta ascendencia podría ser también parte de una mezcla sefardí más antigua (y obviamente de otros norteafricanos) que se encuentra en las poblaciones ibéricas durante la Reconquista (post en inglés).

latin-america-native-spanish-conversos
Variación geográfica de subcomponentes ancestrales nativoamericano (A), europeo (B), y mediterráneo oriental/meridional (C) en individuos latinoamericanos. “Each pie represents an individual with pie location corresponding to birthplace. Since many individuals share birthplace, jittering has been performed based on pie size and how crowded an area is. Pie size is proportional to total continental ancestry and only individuals with >5% of each continental ancestry are shown. Coloring of pies represents the proportion of each sub-continental component estimated for each individual (color-coded as in Fig. 1; Chaco2 does not contribute >5% to any individual and was excluded). Pies in panel (C) have been enlarged to facilitate visualization.”

Descubierto a través del artículo Lizzie Wade’s article Latin America’s lost histories revealed in modern DNA, Science (2018).

Related:

Linajes paternos principalmente de inmigrantes, linajes maternos de la población local en Argentina

Nuevo artículo (de pago) Genetic variation in populations from central Argentina based on mitochondrial and Y chromosome DNA evidence, García, Pauro, Bailliet, Bravi & Demarchi, J. Hum. Genet (2018) 63: 493–507.

Resumen (énfasis añadido):

Presentamos nuevos datos y análisis de la variación genética de los habitantes contemporáneos de Argentina central, incluyendo un total de 812 individuos no relacionados de 20 poblaciones. Nuestro objetivo era aportar nuevos elementos para comprender los procesos microevolutivos e históricos que generaron la diversidad genética en la región, usando marcadores moleculares de herencia uniparental (ADN mitocondrial y cromosoma Y). Casi 76% de los individuos mostró linajes mitocondriales de origen americano. Los haplogrupos nativos americanos predominan en todas las localidades investigadas, excepto en una. Se observó la presencia de linajes maternos euroasiáticos en los llanos (Pampas) del sudeste, mientras que linajes africanos son más frecuentes en Córdoba septentrional. Por otro lado, el análisis de 258 muestras masculinas reveló que el 92% de ellos presentaba linajes paternos euroasiáticos, 7% haplogrupos nativoamericanos, y sólo un 1% mostraban linajes africanos. Los linajes maternos muestran una mayor diversidad genética homogéneamente distribuida a través de Argentina central, probablemente como resultado de un origen común reciente y flujo genético sostenido. Eventos migratorios que ocurrieron en tiempos recientes deberían haber contribuido a ocultar todo rastro de diferenciación que pudiera haber existido en el pasado. El análisis de linajes paternos también mostró una distribución homogénea de la variación junto con una reducción drástica de la población masculina nativa.

argentina-mtdna-haplogroups
Mapas que muestran frecuencias de haplogrupos mtDNA continentales en 20 muestras poblacionales de Argentina central. Referencias de las abreviaturas de los nombres de poblaciones pueden verse en las tablas.

Fragmentos interesantes:

Las olas de inmigración tuvieron menos impacto en las regiones centroseptentrionales y noroccidentales, las áreas más pobladas del país en tiempos prehispánicos. La estructura espacial de la diversidad genética tiene sus orígenes en factores históricos. Es posible distinguir diferentes estadíos en los procesos migratorios desde el extranjero, con un impacto regional heterogéneo. La composición genética de Argentina central da cuenta de esos procesos. Por un lado, las fronteras políticas entre provincias influyó la configuración de la estructura genética de las poblaciones que se formaron. En este sentido, Córdoba – un importante centro económico y comercial desde tiempos coloniales – tiene un componente mayor de linajes extranjeros que las poblaciones de San Luis y Santiago del Estero. Por otro lado, la estructura genética de Argentina central también revela otros procesos relacionados con diferentes fases migratorias y ocupaciones de espacio durante los últimos 500 años.

argentina-maternal-native-american
Contribución continental materna (en porcentajes), y frecuencia de haplogrupos nativoamericanos, por población

De forma similar, los valores negativos observados en los tests de neutralidad (D de Tajima y FS de Fu) indican un crecimiento poblacional relativamente reciente, probablemente asociado con cambios tecnológicos y organizacionales que llevaron a nuevos estilos de vida y una expansión importante demográfica y territorial. En conclusión, los marcadores moleculares de herencia materna muestran una gran diversidad genética distribuida homogéneamente a través de Argentina central, probablemente como resultado de un origen reciente común y un flujo genético sostenido entre subpoblaciones. Además,eventos migratorios que ocurrieron en tiempos coloniales y recientes deberían haber contribuido a ocultar todo rastro de diferenciación que pudiera haber existido en el pasado. El análisis de linajes paternos mostró también una distribución homogénea de la variación a través de la región pero también una reducción drástica de la población masculina nativa, con una prevalencia importante de haplogrupos de origen europeo.

argentina-y-dna
Frecuencias de haplogrupos del cromosoma en tres provincias de Argentina central y otras 19 muestras de Argentina, Chile, y Paraguay

Relacionado:

Primer caso de haplogrupo R1b-DF27 en Iberia, probablemente de inmigrantes del campaniforme oriental

bronze_age_iberia

He tenido más tiempo para leer el artículo de Valdiosera et al. (2018) y su material suplementario.

Una de las principales cuestiones desde la publicación de Olalde et al. (2018) (y sus cientos de muestras de ADN antiguo del campaniforme) era la falta de un claro subclado de ADN-Y R1b-DF27 entre migrantes del campaniforme oriental, lo que nos dejaba preguntándonos cuándo entró el subclado en la Península Ibérica, dado que pudo haber sucedido (en teoría) desde el Calcolítico hasta la Edad del Hierro.

Mi predicción era que este linaje hoy distribuido ampliamente en la población ibérica cruzó los Pirineos temprano, durante el Calcolítico, con migrantes del campaniforme oriental expandiendo dialectos del indoeuropeo noroccidental, y que se expandió de forma lenta después.

La primera muestra claramente identificada como de subclado R1b-DF27 se encuentra en este artículo, en el sitio Cueva de los Lagos, de la Edad del Bronce tardío. Aunque está sin identificar y no tiene datación por radiocarbono, el sitio se asocia con la cultura Cogotas y su decoración cerámica Bouquique.

iberia-y-dna-mtdna
Haplogrupos ADN-Y y mtDNA, del artículo. Estadísticos secuenciales y tasas de contaminación para los datos secuenciales generaldos de novo.

Se encontró en la parte norte del territorio de la cultura Cogotas (que se encuentra principalmente entre Castilla y Aragón, en España centroseptentrional), muestra evidente mezcla genética de la estepa, y ya es obvio con los últimos artículos (incluyendo este último) que los linajes R1b-M269 atravesaron los Pirineos asociados con las migraciones del vaso campaniforme oriental.

La cultura proto-Cogotas se asocia con un substrato campaniforme influido por bien El Argar bien el bronze Atlántico, y el tipo específico de cerámica encontrada en este sitio de la cultura Cogotas es probablemente de mediados del segundo milenio a.C., que es muy pronto para la expansion celta.

iberia-steppe-admixture
Supervised ADMIXTURE results.

Sin embargo, debido a la probable fecha tardía de la muestra (en los siglos alrededor de 1500 a.C.), todavía existe la posibilidad de que los linajes intrusivos R1b-DF27 no estuvieran junto con los linajes tempranos R1b-M269 en el Calcolítico ibérico, y se asociaran con migraciones posteriores desde Europa Central, potencialmente vinculados con la expansión de la cultura de los campos de urnas, y por tanto más cercanos a una comunidad italocelta.

bronze-age-tollense
Mapa diacrónico de migraciones en Europa ca. 1250-750 a.C.

En cualquiera de estos escenarios, la expansión precelta del indoeuropeo noroccidental en Iberia (posiblemente asociada con el idioma lusitano) es todavía la mejor explicación para el origen y la expansión de (al menos algunos) linajes R1b-DF27 modernos ibéricos, incluyendo aquellos encontrados entre la población de habla vasca.

Esto implica que los linajes ‘indígenas’ Neolíticos de Iberia (como I2 y G2a2) fueron reemplazados con flujos genéticos internos y efectos fundador posteriores, como el que evidentemente sucedió (probablemente de forma reciente) entre los vascos, aunque las lenguas indígenas muestran una evidente continuidad.

Diría que éste es el punto final del debate para las teorías de ADN-Y autóctono par España y Francia (es decir, para la tradicional hipótesis de una Europa vascónico-urálica), pero ya sabemos que los datos nunca son suficientes para cualquier continuista convencido…así que digamos que es sólo otro punto y aparte para el sinfin de teorías de continuidad autóctona.

EDIT (18 & 26 MAR 2018): Genetiker ha publicado SNP-Y para ambas muestras R1b del Neolítico ibérico, mostrando que ésta en concreto es R1b1a1a2a1a2a-BY15964 (véanse miembros modernos de este subclado en YTree), y que el otro es R1b1a1a2a~L23.

Relacionado: