La hipótesis protoindoeuropea – vascónica

palaeolithic

Nueva comunicación oral de Juliette Blevins: Una sibilante única en protovasco: *s, *Rs, *sT y la base fonética para la división de las sibilantes.

Blevins, ya conocida previamente por sus trabajos sobre la lengua vasca, fue conocida internacionalmente por su reciente y controvertida propuesta sobre la relación genética entre protoindoeuropeo o euskera. Aparentemente, un libro con su modelo completo – Advances in Proto-Basque Reconstruction with evidence for the Proto-Indo-European-Euskarian Hypothesis – será publicado pronto por Routledge.

Nunca me ha convencido, no ya una conexión genética, sino la mera posibilidad de descubrirla si es que existe, principalmente porque ese vínculo sería muy antiguo, y es de sobra conocido que el euskera se ha visto influido de forma importante por lenguas indoeuropeas de prestigio durante milenios, hasta que fue atestiguado por primera vez en el siglo XVI. La reconstrucción interna sólo puede ayudar con una reconstrucción grosera de algunos aspectos hasta cierto momento en la pre- o protohistoria, probablemente no mucho más allá del periodo prerromano, y eso sólo gracias a las inscripciones aquitanas existentes.

Hay sin duda algunas migraciones conocidas que podrían vincularse con movimientos poblacionales paneuropeos, siendo el más probable para esta hipótesis el grupo Villabruna (siendo el mismo individuo de Villabruna de haplogrupo R1b pre-P297), y especialmente la expansión de linajes R1b-V88, que se han encontrado distribuidos ampliamente en Europa de este a oeste, desde Iberia Mesolítica hasta Jvalinsk.

Este haplogrupo también se encuentra en Cerdeña, lo que lo conectaría con la expansión de subclados V88 (que yo he propuesto especulativamente que podrían estar vinculados al afroasiático) hacia África a través de Italia y el Sáhara Verde; aunque también podría vincularse de forma especulativa a un grupo vascoibérico – paleosardo.

Sin saber el estadío exacto de preprotoindoeuropeo en el que Blevins pondría la separación del vascónico es difícil saber cómo podría cuadrar en una propuesta de macrolengua – y potencialmente en una expansión poblacional prehistórica.

Si te interesa esta hipótesis, te sugiero el artículo controvertido de Koch de 2013 Is Basque an Indo-European Language? (PDF), publicado en JIES 41 (1 & 2)….Y por supuesto los variados artículos que lo rechazaban en el mismo volumen. También tienes los escritos de Forni apoyando esta asociación.

Viendo cómo muchos nacionalistas vascos (obsesionados sin duda con conceptos decimonónicos de pureza racial) apoyan todavía un origen autóctono en el Paleolítico de linajes R1b (especialmente P312) vinculado con la lengua vasca y esa fantasiosa Europa Occidental vascónica; y cómo ahora, tras las pruebas definitivas en contra de esa fantasía en Olalde & Mathieson 2018, algunos están sugiriendo un vínculo del R1b con la expansión Neolítica y los sardos, a falta de otra diferencia genética con el resto de europeos occidentales… Me pregunto cómo toda esa gente inclinada a creerse esa sarta de tonterías hoy, vinculando mentalmente vascónico con haplogrupo R1b, estarán de forma paradójica necesariamente atados precisamente a propuestas de macrofamilias lingüísticas en el futuro.

Related:

David Reich acerca de la desigualdad social y la expansión de Yamna en Iberia con el haplogrupo R1b-M269

Interesante artículo de David Reich que me perdí en su momento, en Nautilus, Social Inequality Leaves a Genetic Mark.

Explora una de las cuestiones principales que han surgido con el análisis de ADN antiguo, la mayor reducción de linajes ADN-Y en relación con los del ADNmt, y su explicación más probable (sobre la que yo ya he hablado recientemente (en inglés)).

Algunos párrafos interesantes para la cuestión indoeuropea (énfasis mío):

La reconstruccion de Gimbutas ha sido criticada como fantástica por sus críticos, y cualquier intento de pintar una imagen vívida de cómo era una cultura antes del periodo de los textos escritos necesita ser vista con cautela. Sin embargo, datos de ADN antiguo han mostrado que la cultura yamna era una sociedad en la que el poder estaba concentrado en manos de una elite masculina formada por un pequeño número de linajes masculinos. Los cromosomas Y que llevaban los yamna eran casi todos de unos pocos tipos, lo que muestra que un número limitado de hombres debieron ser extraordinariamente exitosos en expandir sus genes. Por el contrario, en su ADN mitocondrial, los yamna mostraban secuencias diversas.9 Los descendientes de los yamna o sus parientes cercanos expandieron sus cromosomas Y en Europa y la India, y el impacto demográfico de esa expansión fue profundo, dado que los tipos de cromosoma Y que llevaron estaban ausentes en Europa y la India antes de la Edad del Bronce, pero predominan hoy en ambos lugares.13

Esta expansión yamna no pudo ser del todo pacífica, como demuestra el hecho de que la proporción de cromosomas Y de origen estepario en ambos Europa occidental14 y en la India15 hoy es mucho mayor que la proporción del resto del genoma. Este predominio de componente ancestral masculino venido de la estepa implica que los descendientes masculinos de los yamna con poder político o social fueron más existosos al competir por parejas locales con hombres de grupos locales. El caso más llamativo que conozco es de Iberia, en la parte más alejada del sudoeste europeo, donde el componente ancestral derivado de Yamna llegó de repente al comienzo de la Edad del Bronce hace entre 4,500 y 4,000 años. El laboratorio de Daniel Bradley y el mío han producido ADN antiguo de forma independiente de individuos de este periodo.14 Hemos encontrado que en los primeros iberos con componente ancestral yamna, la proporción de dicho componente ancestral a través de todo el genoma nunca es mayor al 15 por ciento. Sin embargo, alrededor del 90 por ciento de hombres que tienen componente yamna muestran un tipo de cromosoma Y de origen estepario, ausente de Iberia antes de ese momento. Está claro que había en juego jerarquías y desequilibrios de poder extraordinarios en las expansiones de los yamna.

A David Reich claramente no le importa un bledo cómo otras personas puedan reaccionar a sus comentarios. Me parece estupendo.

En cualquier caso, por si alguien todavía está en la fase de negación, el haplogrupo R1b-M269 se expandió con la cultura yamna (a través de la expansión del campaniforme oriental) en Iberia, así que sí, el 90% de los linajes paternos vascos modernos tienen su origen en la estepa, como el caso de R1b-DF27 encontrado recientemente, y su antecesor común habló protoindoeuropeo tardío.

Hallazgos como estos, que deberían tomarse como desarrollos normales de la investigación, son al parecer aún un trauma para muchos – como los fans del R1a de la India dándose cuenta de que la mayor parte de sus antepasados paternos vinieron de la estepa, o sus fans del norte de Europa viendo que sus antepasados paternos probablemente hablaban lenguas urálicas o emparentadas; o fans del N1c dándose cuenta de que sus antepasados paternos probablemente no hablaban lenguas urálicas. Parece que la vida no es justa con las ideas etnolingüísticas simplistas y estúpidas

Ya veremos qué haplogrupos ADN-Y encontramos en yamna occidental, para comprobar si el último modelo del Reich Lab de migración del PIE tardío (imagen destacada) es correcto.

Aprovecha para leer también la noticia de la BBC sobre David Reich y Nick Patterson, los dos investigadores más influyentes del momento en genómica humana: How ancient DNA is transforming our view of the past.

Related:

Primer caso de haplogrupo R1b-DF27 en Iberia, probablemente de inmigrantes del campaniforme oriental

bronze_age_iberia

He tenido más tiempo para leer el artículo de Valdiosera et al. (2018) y su material suplementario.

Una de las principales cuestiones desde la publicación de Olalde et al. (2018) (y sus cientos de muestras de ADN antiguo del campaniforme) era la falta de un claro subclado de ADN-Y R1b-DF27 entre migrantes del campaniforme oriental, lo que nos dejaba preguntándonos cuándo entró el subclado en la Península Ibérica, dado que pudo haber sucedido (en teoría) desde el Calcolítico hasta la Edad del Hierro.

Mi predicción era que este linaje hoy distribuido ampliamente en la población ibérica cruzó los Pirineos temprano, durante el Calcolítico, con migrantes del campaniforme oriental expandiendo dialectos del indoeuropeo noroccidental, y que se expandió de forma lenta después.

La primera muestra claramente identificada como de subclado R1b-DF27 se encuentra en este artículo, en el sitio Cueva de los Lagos, de la Edad del Bronce tardío. Aunque está sin identificar y no tiene datación por radiocarbono, el sitio se asocia con la cultura Cogotas y su decoración cerámica Bouquique.

iberia-y-dna-mtdna
Haplogrupos ADN-Y y mtDNA, del artículo. Estadísticos secuenciales y tasas de contaminación para los datos secuenciales generaldos de novo.

Se encontró en la parte norte del territorio de la cultura Cogotas (que se encuentra principalmente entre Castilla y Aragón, en España centroseptentrional), muestra evidente mezcla genética de la estepa, y ya es obvio con los últimos artículos (incluyendo este último) que los linajes R1b-M269 atravesaron los Pirineos asociados con las migraciones del vaso campaniforme oriental.

La cultura proto-Cogotas se asocia con un substrato campaniforme influido por bien El Argar bien el bronze Atlántico, y el tipo específico de cerámica encontrada en este sitio de la cultura Cogotas es probablemente de mediados del segundo milenio a.C., que es muy pronto para la expansion celta.

iberia-steppe-admixture
Supervised ADMIXTURE results.

Sin embargo, debido a la probable fecha tardía de la muestra (en los siglos alrededor de 1500 a.C.), todavía existe la posibilidad de que los linajes intrusivos R1b-DF27 no estuvieran junto con los linajes tempranos R1b-M269 en el Calcolítico ibérico, y se asociaran con migraciones posteriores desde Europa Central, potencialmente vinculados con la expansión de la cultura de los campos de urnas, y por tanto más cercanos a una comunidad italocelta.

bronze-age-tollense
Mapa diacrónico de migraciones en Europa ca. 1250-750 a.C.

En cualquiera de estos escenarios, la expansión precelta del indoeuropeo noroccidental en Iberia (posiblemente asociada con el idioma lusitano) es todavía la mejor explicación para el origen y la expansión de (al menos algunos) linajes R1b-DF27 modernos ibéricos, incluyendo aquellos encontrados entre la población de habla vasca.

Esto implica que los linajes ‘indígenas’ Neolíticos de Iberia (como I2 y G2a2) fueron reemplazados con flujos genéticos internos y efectos fundador posteriores, como el que evidentemente sucedió (probablemente de forma reciente) entre los vascos, aunque las lenguas indígenas muestran una evidente continuidad.

Diría que éste es el punto final del debate para las teorías de ADN-Y autóctono par España y Francia (es decir, para la tradicional hipótesis de una Europa vascónico-urálica), pero ya sabemos que los datos nunca son suficientes para cualquier continuista convencido…así que digamos que es sólo otro punto y aparte para el sinfin de teorías de continuidad autóctona.

EDIT (18 & 26 MAR 2018): Genetiker ha publicado SNP-Y para ambas muestras R1b del Neolítico ibérico, mostrando que ésta en concreto es R1b1a1a2a1a2a-BY15964 (véanse miembros modernos de este subclado en YTree), y que el otro es R1b1a1a2a~L23.

Relacionado: